Un nuevo año

Hace pocos días se sucedieron diversos atragantamientos por pepitas de uva, los comas etílicos despuntaron como siempre y el índice de masa corporal del país se elevó irremediablemente. Atendiendo a estos eventos puedo estar en posesión de decir que ha pasado un año más y que estamos en Enero de un nuevo año, el 2012.

Para mí es un año más, como todos, pero también un año diferente
, también como todos. En este año se sucederán diferentes acontecimientos que pueden marcar el rumbo de mi ser, o quizás simplemente alarguen el camino.Es difícil predecir qué ocurrirá, mucho más fácil y certero sería decir qué no ocurrirá, pero eso parece que no se estila en esta sociedad. Todos nos ponemos metas y cuando las alcanzamos volvemos a repetir el proceso, no sabemos vivir sin un mapa trazado, por muy cutre que sea el boceto no conozco a nadie que camine sobre una hoja en blanco. Llenamos nuestra cabeza de propósitos para mantenerla ocupada y engañarnos a nosotros mismos disfrazando lo realmente importante, lo que realmente nos da miedo pensar y proponer, ya llegará el tren y cuando pare nos subiremos a él. Pero me entristece pensar que muy poca gente decide ir en búsqueda de ese tren, se antepone la comodidad y el rechazo al cambio, poca gente disfruta anticipándose a lo esperado.

Realmente creo que es necesario el darnos cuenta de que ha pasado un año, que somos un año más viejos, pero también un año más sabios. Deberíamos aplicar esa sabiduría para intentar aprender más este año y mucho más al siguiente, los acontecimientos adornarán el año de manera gris o colorida, seguro que de una tonalidad diferente al anterior, de nosotros depende apreciar los matices y disfrutar de este año, ya que tened por seguro que no se va a volver a repetir.




No hay comentarios:

Publicar un comentario