Retales de la Antigua URSS. Día 8: Lviv



DÍA 8 (08-09-12) LVIV

            El día amanecía encapotado y con pintas de lluvia, las nubes eran bajas y no permitían ver mucho del skyline de la ciudad. Una vez vestidos hablamos con la chica de recepción para que nos indicara la manera más fácil y rápida de cruzar la frontera hacia Polonia, nos comentó que salían buses desde la estación de tren hasta ella y que luego en el primer pueblo polaco ya podríamos coger tren o autobús hasta Rzeszow, que era de donde salía nuestro vuelo a Girona. Destacar que para que nos entendiera sufrimos lo nuestro, pronunciar esa ciudad (suena como sheshou) y otras como Przemysl (algo así como paramisil) en un idioma intelegible para ella pues costó lo suyo. Con hambre en el estómago salimos a buscar un lugar donde llenar el buche, no tardamos mucho, en la esquina de la calle encontramos un bar abierto y que tenía buena pinta, nos metimos entre pecho y espalda un buen pancake y un colacao, ya estábamos en condiciones de ver Lviv.
            En la lonely planet aparece un recorrido a pie, así que decidimos hacerlo, nos tuvimos que poner los chubasqueros ya que una lluvia fina intermitente nos acompañaba allá donde fuéramos. Pasamos primero por una estatua de un tío a caballo matando a un dragón, para luego llegar a la ópera. Después pasamos por unas plazas donde en su día existieron unas sinagogas que fueron destruidas por los nazis. Luego encaminamos la ascensión hasta el castillo, o más bien el mirador, porque del castillo poco queda. Es una subida bastante intensa, pero también bonita, entre árboles y por escaleras de madera. Una vez arriba, rodeando la montaña y sin saber el camino correcto, conseguimos llegar hasta donde se erige una bandera ucraniana. Las vistas puede que fueran impresionantes, pero solo alcanzábamos a ver árboles y nubes, con lo que el tiempo nos fastidió un poco la visión.


Pinchando al dragón

Monumento a Taras Shevchenko

Ópera al fondo

Subida al castillo

Conquistando la cima

"Maravillosas" vistas

            Seguimos con el tour, bajando del castillo y retrocediendo un poco ya que nos confundimos de calle, pero pronto volvimos a la senda adecuada. Aún paseábamos por el exterior del centro de la ciudad,  algunas iglesias, murallas y otros edificios históricos. Cuando cruzamos bajo un arco para entrar en el centro de la ciudad, a pies de una iglesia, nos encontramos con nuestro amigo del tren sujetando una tarta de boda. Ya nos había comentado que se casaba un amigo, fue curioso verle por la ciudad todo engalanado y con una tarta en la mano. Seguimos con el tour esta vez pasando por la preciosa plaza central o plaza del mercado, así como sus aledañas calles coloridas y con mucho ambiente. De nuevo vinieron a nuestras mentes aquellas plazas polacas tan cucas que ambos conocíamos. La caminata iba llegando a su fin, así que decidimos tomarnos un par de cervezas en una terraza, donde unos japoneses extraños nos amenizaron la estancia. Llegaba la hora de comer y había que buscar sitio, en la guía indicaba una pizzería barata, así que no dudamos en ir para allá.

Iglesia

El exterior del centro

Muralla

La boda



Plaza del mercado

Plaza del mercado
Cerveceando por el centro
  
            Ya comidos y descansados decidimos ir hasta el cementerio de Lychakivske, el paseo era largo, pero el tiempo estaba mejorando y ya se empezaban a ver los primeros rayos de sol. Por el camino pasamos cerca de algunas facultades y al fin llegamos al cementerio, había que pagar entrada, pero era bastante asequible. Una vez dentro nos pegamos una buena caminata entre tumbas de todo tipo, panteones góticos y una zona donde estaban enterrados los caídos en la revolución rusa y la primera Guerra Mundial.
          
Cementerio de Lychakivske

Cementerio de Lychakivske

Muertos de vecinos Lwow (antiguamente polaca) frente a ucranianos y soviéticos

Cementerio de Lychakivske

  Estábamos ya bastante cansados, así que pasamos de nuevo por la plaza central para sacar unas fotos más alegres gracias al sol y volvimos sobre nuestros pasos al albergue. Allí decidimos salir a comprar algo para cenar y el desayuno del día siguiente a una tienda que nos había indicado la recepcionista. Como no hablaban inglés nos costó encontrar lo que buscábamos y al final la salsa para los macarrones resultó ser un bote de tomate que parecía más sangre que otra cosa. Después de cocinarlo vimos que el sabor no era muy bueno y que la pinta mucho menos, pero había hambre y eso no se perdona. Luis se quedó un rato escribiendo el diario, yo estaba reventado y me metí a la litera a intentar dormir. Mañana nos esperaba una buena paliza de viaje. 

Plaza del mercado ahora sí con Sol

Detalle de una fachada

En el albergue


  Índice                                                                                                                     Siguiente Capítulo



     

4 comentarios:

  1. "Estatua extraña" es el monumento a Taras Shevchenko - gran y conocido escritor de Ucrania ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, actualizo la información que no tenía apuntado nada sobre la estatua. Saludos.

      Eliminar
  2. Felicidades por el blog. Solo puntualizar una cosa.
    La foto que marcaís como "Muertos por la IGM y revolución rusa", en realidad es la parte del cementerio dónde se encuentran enterrados los combatientes y vecinos de la ciudad de Lvov de nacionalidad polaca, ya que antes de la II guerra mundial esta ciudad pertenecía a Polonia. Los soviñeticos y ucranianos nacionalistas se enfrentaron en duras batallas a los ciudadanos de esta ciudad, en polaco Lwów.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Gracias por el apunte, por las fechas de las muertes supusimos se trataba de la IGM o Revolución Rusa, pero ya veo que se trata de guerras internas. Lo modifico pues.
    Saludos y gracias por pasarte por el blog.

    ResponderEliminar