Juegoteca. II Freakend (2013)




Ya que llevo un tiempo sin escribir en este blog, por haber abierto mi nuevo blog Sumiller de la patata, creo que es el momento de activarlo con esta nueva entrada de la Juegoteca. 

El fin de semana pasado tuvo lugar el II Freakend, algo más de un año después de la exitosa primera edición. La idea del Freakend surgió a partir de los Edge Days de 2011, donde nos juntamos unos cuantos colegas con ganas de probar juegos de mesa. Cuando terminó el evento
nos dijimos de montar uno por nuestra cuenta en alguna casa, la idea era juntarnos unos cuantos amigos y estar un fin de semana entero jugando, charlando y bebiendo cerveza o lo que cada uno quisiera. La primera edición fue todo un éxito, ¿por qué entonces no repetir?

La edición de este año pese a sufrir algunas bajas respecto al año pasado ganó organización y no aburrimiento del personal no-tan-friki. Los considerados party games son un filón para este tipo de eventos. Pero bueno, comencemos desgranando día por día los juegos y opiniones.

Pasadas las 19h del viernes comenzaron a llegar los contendientes foráneos, esa tarde íbamos a ser 6 jugadores. La inauguración oficial comenzó como se esperaba con el juego Saboteur. En este caso es el juego relanzado en 2011 con una expansión, que la verdad le da mucha vidilla al juego. Puede considerarse un party-game de 2 a 12 jugadores, pero es también un juego de cartas y roles. Muchos lo consideramos el hermano pequeño y fiestero del carcassonne, pero la verdad que dista bastante de éste último. Básicamente consiste en construir un túnel hasta conseguir (o no) la pepita de oro, los jugadores tienen diferentes roles y según sean estos les convendrá llegar lo más rápido posible, rodear o no llegar (entre algunas de las opciones). Es bastante entretenido y pese a que las partidas no deberían durar más de 45 min, se nos alargó bastante más la contienda.

Saboteur



Pedida la cena a domicilio decidimos continuar con los party-game para seguir con una velada relajada. Esta vez le tocó el turno al Manzanas con Manzanas, un party-game en toda regla. Se reparten cartas con palabras (en manzanas rojas) a cada jugador y una vez por ronda uno de los jugadores cogerá carta de manzana verde y la leerá en alto. El resto de jugadores soltará su manzana roja que más crea que se acerca a la manzana verde, será el jugador que sacó la manzana verde quien decida qué manzana roja es la que más le gusta. Es un estilo dixit pero más desentendido y sin esas bonitas ilustraciones, eso sí, te puede asegurar unas risas y un buen rato.
Se iba echando la noche encima y por ello decidimos continuar con otro juego ligerito, esta vez un Ciudadelas: Ciudadela Oscura pero jugando a 6 distritos. Cualquier jugador de mesa que se precie sabe lo que es el ciudadelas al igual que sabe lo que es el colonos del catán, pero por si acaso daré unas pinceladas. El ciudadelas es un juego de 2 a 8 jugadores, pero que con 5-6 tiene la jugabilidad perfecta. Existen unos roles que se escogen al inicio de cada ronda, según donde esté el jugador inicial en cada ronda (esta puede cambiar a lo largo de la partida) estos roles permiten una acción especial. Durante las rondas se obtiene dinero y/o cartas que se usan para ir construyendo distritos (las cartas) que son los que te puntúan a la hora de terminar la partida.


Ciudadelas
  A partir de este momento el sexteto quedó en terna y pese a ser casi las dos de la mañana decidimos por unanimidad sacar el Puerto Rico Edición Aniversario y probar una de sus expansiones, la de edificios. El puerto rico es un juego de administración de recursos, todos los jugadores (2-6) poseen una isla sobre la que pueden construir plantaciones y edificios, los primeros te generan productos y los segundos te permiten generar esos productos o te dan beneficios especiales. La expansión permite escoger entre nuevos edificios o los antiguos. En cada ronda se escogen roles que permiten realizar una acción, el que ha escogido la carta de rol, además, obtiene un beneficio. La partida estuvo bastante reñida y los nuevos edificios dieron mucho juego. La valoración de la expansión fue positiva, permite cambiar bastante la estrategia del juego, aumentando su jugabilidad y sin perder su esencia.


 
Llegó el sábado por la mañana, en principio la partida se había marcado a las 12h, pero sufrimos un retraso de algo más de 1h debido a dos rezagados. Mientras tanto aprovechamos para charlar e ir montando el tablero, esta vez el escogido fue Alta Tensión. Es uno de los juegos más laureados y la verdad es que con razón. Nunca habíamos jugado a 6 personas(es el máximo) y fue una grata experiencia. Pese a la tosca apariencia de su caja y su no más agraciado tablero, lo que recoge dentro es un juegazo en toda regla. Como tenía un par de mapas nuevos decidimos echar una partida en el mapa de Corea, este mapa tiene la peculiaridad que tiene dos mercados donde comprar recursos. El juego básicamente consiste en comprar centrales eléctricas a través de una subasta, para después ir construyendo casas a las que tienes que abastecer de energía eléctrica mediante la compra de recursos en el mercado. Cuanto más abasteces más dinero te llevas para poder comprar centrales y recursos a la siguiente ronda. El quid del juego está en una buena gestión económica y energética, que no es ni mucho menos fácil. Tras un final bastante apretado, hubo triple empate y hubo que decidir por dinero acumulado, llegó la hora de ir a comer.

Alta Tensión en Corea

Después de llenar nuestros estómagos dimos paso a una tarde de Bang. Otro party-game (4-7 jugadores) que entre tantos jugadores la verdad que si se va rápido se hace entretenido, pero como te maten pronto más vale tener paciencia. Es un juego de cartas en el que se reparten roles y personajes al azar, está el rol de sheriff, el de renegado, forajido y ayudante sheriff. Evidentemente los forajidos tienen que matar al sheriff y éste y sus ayudantes matar al resto, el renegado ganaría la partida si es el último en quedarse en pie. La partida se juega mediante cartas y habilidades especiales de éstas y de los propios personajes.


Puerto Rico

Avanzada la tarde decidimos dividir las zonas de juego en dos, por un lado jugarían de nuevo un Puerto Rico y por otro íbamos a echar un Takenoko, una de mis últimas adquisiciones. El takenoko es un juego de 2 a 4 jugadores en el que se va construyendo un jardín de colores mediante hexágonos gigantes y sobre el que crecen brotes de bambú de estos colores (amarillo, verde y rosa). Existe un jardinero que hacer crecer los bambúes y un amigable panda que se los come. Los jugadores pueden hacer dos acciones entre las que está: mover al jardinero, al panda y construir nueva pieza en el jardín. La finalidad del juego es ir cumpliendo objetivos que son de tres tipos: jardinero (debes completar una figura de bambú tal y como aparece), panda (debes comerte la cantidad de bambúes que aparece) y jardín (debes fabricar la forma que está en la carta). Es un juego fácil pero muy entretenido, apto para jugones y no jugones, partidas de unos 45 minutos.
 
Takenoko
 Llegó la hora de cenar y con ella un nuevo contendiente del mundo twittero. Era la partida principal del freakend, la de la clausura oficial y por ello decidimos jugar al Zombicide. Se trata de un juego cooperativo, donde cada uno tiene un personaje y en cada partida se juega sobre un escenario diferente. Como su propio nombre indica la finalidad del juego es matar zombis y salir con vida, así como otros objetivos que varían según el mapa. Si te gusta la temática y te metes en ella el juego es muy bueno, hay que charlar y pensar lo que hacer, dividirse cuando sea necesario y ayudar para poder continuar. Tras una partida inicial en la que duramos no más de 15 minutos, decidimos volver a jugarla esta vez atropellando con el coche a cantidades ingentes de zombis, un compañero dio su vida para que el grupo (la mitad de los que empezamos) pudiéramos ganar la partida. Es un juego temático, con muchos dados y no tanta estrategia y control como pueden ser otros juegos de rol, pero está bastante conseguido.



Tras la muerte del zombi: Zombicide
 Para finalizar la noche y como homenaje a los juegos de toda la vida, pero no por ello peores, saqué mi Bagh-Chal que compré en mi visita a Nepal y echamos una partida. Es un juego estilo damas donde un jugador son los tigres y otro las cabras, los tigres deben comer cabras y las cabras rodear y dejar sin movimiento a los tigres. Las horas y las cervezas hicieron que la partida se acabara casi antes de empezar, pero lo que son las cosas el otro día me lo descargué para android y aunque no es un juegazo, sí te divierte y te hace rebanarte el seso.


Y así acabó el II Freakend ya que el domingo por la mañana finalmente decidimos hacer una visita a una tienda de juegos y luego dar un paseo por la capital para terminar la velada comiendo en un mexicano. Quedaron juegos en el tintero a los que se había planeado jugar como Le Havre y Dominant Species, pero creo que finalmente todo el mundo se lo pasó bien y terminó con ganas de la tercera edición, que seguro se llevará a cabo más tarde o más temprano. Habrá que ir aumentando nuestra juegoteca.
 



Bagh-Chal


No hay comentarios:

Publicar un comentario