Desembarcando a por galettes: A conducir se ha dicho




DÍA 1. BEAUVAIS-GIVERNY-LES ANDELYS-ROUEN 

A las 3:30 am sonó un gallo en la habitación de Jullack, era el despertador de Soto que me espabilaba, hasta las 3:40 no había puesto el mío. Me levanto y despierto a Soto que ni se había enterado. Nos vestimos cogemos las cosas y abajo ya estaba el taxi esperándonos. En 20min llegamos a Barajas, hicimos el check in y salimos a echar un piti antes de pasar el control.
El embarque se retrasó un poco, pero luego el vuelo llegó con media hora de adelanto a Beauvais (pronúnciese bebé como con algo en la boca). Mi maleta se hizo de rogar y salió en la última estacada, pero salió. Tomamos un café y un chocolate y fuimos a europcar a por el coche.

Llegada a "Bebé"





Ya teníamos nuestro Clío!! Pusimos rumbo a Giverny, pero claro ni idea de por donde se iba, con lo que dimos unas cuantas vueltas por Beauvais pueblo, ya que el aeropuerto está realmente en Tille, un mini pueblo. Al final dimos con la carretera adecuada.
El camino se hizo ameno y las apenas 2h de sueño que habíamos tenido no se notaban, de momento. Las ansias de viaje, los verdes paisajes y la música de mi pelota ayudaron también a ello.
Llegamos a Giverny y aparcamos en un parking gratuito que está para los visitantes de la casa de Monet. Pagamos la entrada y visitamos la casa y los jardines. Qué flipada de jardín, todo tipo de flores y súper bien cuidado, como si de un jardín botánico se tratara.


Flores



Entramos en la casa, nada del otro mundo, pero con el carnet de estudiante venía incluida en la entrada. De ella destacar la decoración japonesa por toda la casa, se ve que Claudio era un apasionado de ello, una habitación con réplicas de sus cuadros y un comedor y una cocina bastante chulas.


Comedor amarillo

Casa de Claudio


Salimos de nuevo al jardín y fuimos hacia el estanque donde se encuentra el mítico jardín japonés, se cruza un pasadizo y se llega a él. ¡¡Qué flipada de lugar!!Es enorme y precioso, súper bien cuidado, con un circuito interno de agua, perfecto para pasear, reflexionar…Según Claudio, su mayor obra de arte.


Su pequeño jardín

Había dicho pequeño, ¿no?


Volvimos al coche rumbo a Les Andelys, por el camino nos paramos en el pueblo de Giverny a echar una fotele a la Iglesia, no tenía nada más reseñable. No tardamos mucho en llegar a Les Andelys, lo primero que hicimos fue subir con el coche hasta la montaña donde estaba el castillo y hay unas vistas del Sena y de la ciudad. La ciudad estaba separada en dos antiguamente, desde el castillo que fue propiedad de los ingleses se observaba bien toda la ciudad. Después de una buena sesión de fotos y lectura de placas informativas bajamos hasta el pueblo, aparcamos y nos alimentamos en un Kebap. Visitamos una Iglesia cercana y luego bajamos hasta el río a ver esa zona. Empezó a chispear y decidimos poner rumbo a Rouen.


Les Andelys

Les Andelys


Llegamos a Rouen y empezamos a callejear con el coche en busca de aparcamiento “cerca” del centro. Después de subir y bajar unas pocas cuestas conseguimos encontrarlo. De ahí caminata hasta el hotel que teníamos reservado, hicimos el check in y subimos a la habita, como estábamos destrozados decidimos echarnos una pequeña siesta antes de patearnos la ciudad.
A las 19h ya estábamos en la calle dispuestos a pegarnos una buena pateada. Llegamos hasta Aitre St Maclou, un conjunto de edificios de madera en cuyo patio enterraban a gente víctima de la peste y que ahora alberga la escuela de Bellas Artes, bastante curioso el lugar ya que hay tallas bastante lúgubres de calaveras. Pasamos por la iglesia del mismo nombre, la catedral, un reloj precioso de una sola manilla, la plaza de Juana de Arco, más Iglesias y sitios bastante chulos. La ciudad a mi me encantó, tanto por sus monumentos como por el ambiente y sus casitas de madera. Buscamos una cervecería a degustar la primera cerveza francesa y la verdad es que estaba rica, además el ambientillo y el garito molaban bastante.





Reloj Rouen

Callejuelas

St Maclou



Catedral por la parte de atrás

Abadía St Ouen



Cerveceando




Cuando hicimos gazuza tocó el turno de Mc Donalds, luego nos acercamos a la Catedral. Allí a las 22:30 empezaba el espectáculo de Monet aux pixels, un impresionante espectáculo donde cuadros de Monet se proyectan sobre la fachada de la catedral, al son de la música va adquiriendo diferentes aspectos. Sencillamente brutal.
Después del espectáculo volvimos al hotel a sobar, mañana tocaba más tute…

Monet aux pixels



  Índice                                                                                                                     Siguiente Capítulo



No hay comentarios:

Publicar un comentario